FDC es un espacio honesto y seguro de reflexión, dirigido a todos los que deseen aprender, crecer y desarrollarse de forma integral, para vivir una vida de profundo significado y de realización personal

Panel 1

El por qué del cajón

¿Quién no ha escuchado frases como: “esto siempre se ha hecho así”, ya todo está inventado o no hace falta descubrir el agua tibia”? Estoy segura que no solo las hemos escuchado, sino que también las hemos dicho a otras personas tratando de justificar el porqué de los resultados de alguna acción específica.

Fuera del cajón nace como una propuesta creativa para invitar a las personas  a atreverse a pensar diferente, a ir a un nivel superior del que siempre han estado, pero sobretodo Fuera del cajón es un espacio de motivación y descubrimiento del maravilloso potencial que cada ser humano lleva dentro.

Hay tanta necesidad de soluciones creativas como personas hay en el mundo. Nos quejamos todos los días de que las cosas no están como debieran, pero se nos olvida que si no somos parte de la solución somos parte del problema. La escasez, necesidades y problemas a los que nos enfrentamos no solo a nivel personal sino también como sociedad no es por falta de recursos, es porque una gran mayoría de las personas sobre esta tierra viven ignorando su propósito.

La falta de autoconocimiento de los hombres y mujeres provoca que vivamos desconectados de la razón por la que estamos aquí en la tierra, esta desconexión nos imposibilita tomar acciones de compromiso para traer soluciones al mundo. Es urgente que todos asumamos la responsabilidad de saber quienes somos y reconocer nuestras fortalezas, habilidades y talentos que podemos poner al servicio de los demás y juntos proponer soluciones creativas para todo tipo de problemas.

De este tipo de reflexiones internas es que nace Fuera del cajón, un lugar para ser honestos con nosotros mismos y que provee espacios seguros para pensar, expresar, motivar y ayudarnos entre todos a vivir al máximo nuestro potencial.

Panel 2

Detrás del cajón

Hace algunos años, por razones que en ese momento llamé casualidades, comencé a atravesar algunas situaciones personales que marcaron mi vida en un antes y un después. Fueron eventos dolorosos que me llevaron casi al borde del precipicio. De repente, sin darme cuenta, sin sospechar, sin ver venir el cambio, todo cambió en mi vida.

Mi nombre es Kenia, soy arquitecta, esposa, mamá, me gusta escribir, me encanta escuchar y conversar con la gente, pero también disfruto de la paz que encuentro en la naturaleza, de los silencios que restauran el alma en medio de la soledad. Esos tiempos de soledad son los espacios donde me encuentro conmigo misma, con mi Creador, con mis ideas, mis proyectos, con el Amor, es allí donde pongo en balance todo lo que me gusta hacer, lo que quiero hacer y lo que debería estar haciendo.

En esos espacios de soledad conmigo misma, de reflexiones, de recuento de lo vivido y de lo perdido, de lo ganado y de lo esperado es donde aprendí a valorar profundamente la vida, la gente, el Amor, a ser agradecida con lo que tengo hasta ahora pero también a soñar, a crear estrategias y a ser diligente en los procesos a los que mis experiencias me iban llevando. Justo allí, en ese punto es que Fuera del cajón llegó a mi corazón.

Debo confesarles que solo el hecho de pensar en crear Fuera del cajón me inundaba el corazón de alegría, pero al mismo tiempo me invadía un miedo terrible que me impedía dar el primer paso. Compartir con otras personas mis experiencias, lo que he ido aprendiendo a lo largo de mis años de cambios y pérdidas, para poder transmitir un poco de esperanza, de sentido de propósito y amor por la vida, era una tarea muy difícil de llevar a cabo. Ignoré este llamado del corazón por años, traté de no escuchar esa voz interna que me empujaba a hacerlo, pero es imposible negarse cuando esto es lo que le da sentido a la vida.

Tres eran los argumentos más fuertes que me mantenían pensando dentro del cajón, los que me impedían dar el primer paso en este nuevo proyecto. 1. Soy arquitecta, me apasiona el diseño y servir a las personas a través de lo que hago. Disfruto brindar soluciones estéticas pero a la vez funcionales que resuelvan necesidades espaciales y que provoquen ambientes de paz. 2. Soy empresaria, tengo junto con mi esposo un estudio de arquitectura desde hace muchos años. Trabajamos por hacer crecer nuestra oficina y ser una opción atractiva en el mercado del diseño y construcción. 3. No soy escritora, aunque me gusta escribir y comunicar mis ideas no tengo una educación formal al respecto.

Este es el tiempo en el que decidí, porque es una decisión, salirme del cajón. Rompí con mis argumentos racionales que me hacían pensar que este proyecto no era una buena idea y tomé el riesgo del primer paso. Lo hice porque he aprendido que un título, una posición, un trabajo no define quienes somos, los hombres y mujeres debemos recordar que ante todo somos seres humanos. Como seres humanos somos integrales, espíritu, alma y cuerpo, esto quiere decir que si una persona no está bien a nivel individual en sus emociones, en su espíritu o en su cuerpo no podrá estar bien en su trabajo, en sus relaciones y en su vida en general. Fuera del cajón es una propuesta para volver a la esencia de ser ser humano.

Fuera del cajón es mi historia de aprendizaje, conocimiento, experiencias, procesos de formación de carácter, crecimiento personal, vulnerabilidad, pero no solo es la mía, es la historia de todos aquellos que están vivos y que quieren vivir viviendo y no sobreviviendo.

Los invito a ser parte de esta travesía de vida, experiencias y propósitos, realmente deseo que la disfruten tanto como yo.

Panel 3

Motivaciones desde el cajón

Las situaciones cotidianas que la vida nos presenta nos van transformando, ya sea para bien o para mal. Aprendemos del éxito pero también de los fracasos. Cuando atravesamos momentos de dolor, cuando somos vulnerables, es cuando estamos expuestos a un mayor crecimiento personal, a subir de nivel para ser un mejor ser humano. Las crisis, la incertidumbre y las pérdidas son catalizadores que nos conducen hacia donde nosotros y nuestro carácter se lo permitamos.

La motivación de mi corazón para crear Fuera del cajón, nace desde el encierro de un cajón. En los momentos más oscuros, en los que no podía ver mucho más allá de mis propios problemas, en el encierro de la desesperanza, allí llegó un rayo de luz que me permitió entender que el mundo es mucho más grande de lo que hasta ese momento había considerado. Comprendí que los seres humanos no fuimos diseñados para vivir aislados. Una de nuestras necesidades primordiales es la de estar conectados con otros, por esto no es bueno vivir encerrado en un cajón, no nos hace bien ni a nosotros ni a los demás. Desconectados de los demás estamos privándonos de ayudar y ser ayudados.

Esa luz que comenzó a iluminar mi entorno, me permitió ver con nuevos ojos lo maravilloso que es este lugar donde vivimos, a admirar y valorar a las personas por lo que ellas llevan dentro y a poder soñar con el infinito mundo de soluciones que como individuos podemos aportar por el bienestar de los demás. Esa luz cada día se hacía más intensa e iluminaba con mayor claridad todo a mi alrededor, en especial a la gente. De repente, aprendí a contemplar, a disfrutar y asombrarme con la belleza y grandeza de todos los que me rodeaban, pero también tristemente fui consciente de que la gran mayoría de nosotros vivimos desconectados de los demás.

La motivación de mi corazón fue tan grande que me permitió de una vez por todas salirme de ese oscuro lugar y conectarme con otros, compartir mi mundo, historia y experiencias, porque no se, quizás, pueda ser de ayuda para alguien más. Mi intención con Fuera del cajón no solamente es conectarme con los demás, es compartir de la luz que me enseñó a valorar y a ver grandeza de propósito en todos los seres humanos. Creo en las personas, creo que todos somos infinitamente valiosos y que fuimos creados para vivir una vida con profundo significado a través de nuestro propósito.

Fuera del cajón es una sugerencia para volver al diseño original de cada uno, a recolectarnos con la esencia de lo que nos hace ser únicos, especiales y diferentes a los demás pero a la vez a que comprendamos que no podemos vivir aislados. Nuestras fortalezas impulsarán a los que son débiles en ellas y al mismo tiempo nuestras debilidades serán contrarrestadas por las fortalezas de otros. Somos un regalo para los demás así como los otros son un regalo para nosotros.

¡No nos perdamos esta maravillosa oportunidad de crecimiento personal, de descubrir para qué y por qué estamos aquí y de conectarnos con otros para bendecir al mundo!