autoconocimiento, autoestima, crecimiento, motivaciones, significado, simplicidad

En estas fechas cuando a veces cuesta respirar

El blog de esta semana será cortito, no los quiero distraer de lo verdaderamente importante, lo que le da sentido no solo a estas fechas, sino a cada uno de los días del resto del año. No, no hablo de las compras, ni de los regalos, tampoco de los manjares que por bendición de Dios podemos saborear cada uno a su gusto, a su estilo y presupuesto, hablo de lo que nos hace respirar. La razón por la que nuestros pulmones siguen haciendo su grandiosa pero ignorada labor cada segundo. 

Respirar, la acción más básica y la prueba más clara de que estamos vivos. El doctor busca nuestra respiración tanto al nacer como al final de la vida cuando exhalamos el último suspiro. Es nuestro aliento de vida el que nos acompaña todos los días de nuestra existencia. Respirar no es algo que notamos o valoramos sino hasta que tenemos alguna dificultad para hacerlo. Respirar nos mantiene vivos, respirar es esperanza, pues mientras tengamos un resuello todavía estamos a tiempo para hacer algo.  

Estas fechas son quizás las más esperadas del año, la gente habla de ellas y se prepara con gran cantidad de detalles, pero también se, que estas fechas, aunque son un recordatorio para la humanidad del amor y la esperanza de Dios entregada mundo, es un tiempo en el que para muchos les es difícil respirar. Las razones de la pérdida de aliento pueden ser muchas y muy variadas. Hay quienes no tendrán cerca a algún ser querido con ellos este año y su ausencia se nota más en estos días, para otros el turbulento caos del tener antes que el ser, los está asfixiando y les está robando el aliento. 

La soledad, la incertidumbre de lo que vendrá, las expectativas de lo que esperan de ti los demás, la partida de los que amas, lo que has esperado por años que aún no llega y la suma de las pérdidas que llevas hasta ahora, pueden ser algunas de las razones que te estén haciendo sentir que te quedaste sin aliento y esperanza, y por eso te está costando respirar. Pero ¿sabes qué?, tus pulmones siguen allí, tu esperanza está intacta, aunque ahorita no la puedas ver. Estas fechas no son para pasarlas mal, no son para sostener la respiración y que te auto flageles y te obligues a hacer lo que no te nace hacer. 

Aunque no lo creas, estas fechas dejan salir lo mejor de ti hacia los demás, pero no olvides que debes empezar siendo bueno contigo. No te impongas nada que te pueda hacer mal, pero recuerda que aislarte tampoco te hará bien. Habla con alguien de confianza que te pueda inspirar y animar, que te haga salir de tu zona de confort o de la zona de tristeza y desesperanza en la que sientes estar. Eres valioso, eres valiente, eres amado, aunque talvez ni siquiera te hayas dado cuenta, tienes propósito, naciste con aliento de vida y si estás leyendo esto ahora es que aún lo conservas. Atrévete a ser bueno contigo y permítete de nuevo llenar tus pulmones con eso que no podemos ver pero que nos es imprescindible a todos para vivir. 

A pesar de los que hoy no están, de lo que aún no llega, o de lo nublado que se vea el mañana, se bueno contigo, date la oportunidad. ¡Intenta respirar, llenarte del aliento de vida que aunque no lo puedas ver te hará sentir de nuevo vivo!

Por Kenia Salas

1 pensamiento sobre “En estas fechas cuando a veces cuesta respirar”

Deja un comentario