crecimiento, motivaciones, significado, simplicidad

La gracia de las gracias

Estamos apunto de cerrar un año más en el calendario, un año de mucha vida, de experiencias, alegrías y grandes retos, y cuando me pongo a reflexionar en lo ocurrido durante todo este año que termina, no puedo pensar en otra cosa más que agradecer. Ha sido un año más que interesante por no decir desafiante. Este 2019 lo recordaré como mi año de cierre de temporadas difíciles y el inicio de aventuras y sueños que se ven cada vez más cerca. Ha sido un año de transición, de demostrarme a mí misma el potencial que llevo dentro, un año de carácter y disciplina, pero, sobre todo debo reconocer que este 2019 estuvo repleto de fe, esperanza y AMOR

Eventos inesperados, pérdidas de seres queridos que, aunque algunas de estas pérdidas no fueron físicas, sí lo fueron emocionales y afectivas, bacterias locas que me tuvieron al borde de la muerte, y otras cosas más que en otro momento de seguro les compartiré, fueron parte de este año que está a punto de terminar. Y en medio de todo este huracán debo confesarles que, algunas veces fue muy difícil poder ver con claridad que el sol seguía brillando detrás de toda esa tormenta que por meses estuvo sobre mí. Pero pasa, todo pasa en la vida, lo bueno y también lo malo, es parte de la aventura de seguir vivo, así que cómo no agradecer. 

Este fin de año es especial porque no solo terminamos el 2019, cerramos una década y abrimos otra que será una oportunidad única de nuevos inicios, planes, proyectos de vida y propósitos cumplidos. Estos nuevos 10 años que estamos a punto de estrenar pueden ser los mejores de tu vida y de la mía, si tenemos una visión clara de hacia dónde vamos y si trabajamos con la mejor actitud por ello. El 2020 es un año de visión perfecta, de avance y significado de vida, y nada mejora la visión tanto como el agradecimiento. Tus últimos años quizás han sido complicados o difíciles como los míos, pero lo que está por venir será un remanso de paz en medio de tanta turbulencia. 

Cree que estás a punto de entrar una buena temporada en tu vida, ya el pasado pasó, agradece por eso, porque tu vida en las manos de Dios estará segura. Él siempre tiene planes de bien para nosotros, somos nosotros los que no somos capaces de ver lo bueno por encima de esos puntos negros. Este año aprendí en la práctica no en la teoría, la gracia de dar gracias. Hay una gracia especial cuando somos agradecidos, ¿sabías eso? Eso lo había escuchado muchas veces, pero nunca había sido tan real como este año. Gracias a las situaciones difíciles que viví este año, ahora valoro lo que es en verdad de valor en la vida. Podrás ver los beneficios de dar gracias en todo y por todo tan rápido como como comiences a hacerlo, pero no un agradecimiento fingido, sino uno de corazón. 

Puertas, ventanas, hendijas, oportunidades, eso y mucho más se abre de par en par cuando aprendemos a agradecer por todo, por lo bueno y por lo que jamás quisimos recibir pero que de todas formas nos tocó vivir. No se cómo esperas que sea este 2020, pero yo definitivamente no me quiero perder nada de lo bueno que Dios tiene preparado para mí. Agradezco por eso desde ya, agradezco también por las enseñanzas y la sabiduría que me agregará la adversidad, agradezco por mi salud, por estar viva, por mi familia, por los amigos y compañeros de viaje. Agradezco por lo fuerte que me hará la dificultad y por aquellos que quizás no me deseen el bien pero que sin duda me enseñaran a ser mejor persona.

¡Este 2020 recibe con brazos abiertos la gracia de dar gracias!

Por Kenia Salas

Deja un comentario