agradecimiento, autoconocimiento, autoestima, crecimiento, significado, simplicidad, valentía, vulnerabilidad

¡Valientes!

Hace unos días, mientras desayunábamos, mi hijo de 14 años me recordó que en tres meses será navidad. Navidad, en serio, ¿cómo puede ser que falte tan poco para que se acabe el año? En ese momento una sola palabra me vino a la mente: VALIENTES. Hemos sido valientes, muy valientes de todo y en todo. Durante casi todo este año, hemos estado enfrentándonos a algo desconocido que nos ha generado cambios para los cuales, ninguno de nosotros estábamos preparados. El año nos sorprendió con lo que jamás habíamos imaginado, pero saben qué, seguimos aquí, tal vez algo angustiados, frustrados y con más preguntas que respuestas, pero si de algo ha servido este tiempo, es para darnos cuenta de lo valientes que hemos sido.  

Hoy escribo para todos los que en este momento necesitan una palabra de aliento y para aquellos que aún no se han dado cuenta lo inmensamente valientes que han sido en todo este tiempo. Hoy quiero hacer un espacio para que nos detengamos en medio de este tiempo convulso y que pensemos con la mente abierta en lo bendecidos que somos, porque, aunque las cosas no estén como quisiéramos, cada mañana al abrir los ojos tenemos muchas buenas razones para seguir agradeciendo. Hoy es un buen tiempo para que le recordemos a los que amamos lo importantes que son en nuestra vida y poner todo nuestro esfuerzo, entusiasmo y ganas en seguir viviendo. No ha sido fácil, lo sé, pero nos ha sido posible llegar hasta aquí, aunque hayamos tenido pérdidas en este camino que nunca escogimos.

Somos valientes, porque este año nos ha tocado despedir a seres queridos y lo hemos asumido como hemos podido, a pesar de las condiciones que no nos han permitido despedirlos como hubiéramos querido. Somos valientes, porque hemos sobrellevado la noticia de que alguien cercano, amado o incluso nosotros mismos hemos sido contagiados por este virus desconocido. Y así con el susto, algo de miedo y detrás de una mascarilla con muchas preguntas hemos ido viviendo un día a la vez, porque que va, estamos en un punto en el que cualquier cosa podría cambiar al siguiente minuto y por eso lo más estable es vivir intensamente el momento presente. Somos valientes, porque buscamos la manera de adaptarnos, de reinventarnos y de encontrar talentos que quizás estaban aquí adentro de nosotros dormidos, pero que precisamente en esta búsqueda muchos han encontrado el verdadero sentido de la vida, ese que en algún momento habían dejado medio perdido.

Somos valientes, porque nos adaptamos a los nuevos retos que implica este tiempo. Somos valientes, porque nadie nos dijo hace seis meses que nuestro mundo y la manera de relacionarnos cambiaría tan drásticamente. Somos valientes, porque cuando iniciamos este recorrido nunca pensamos que la inestabilidad y la incertidumbre duraría tanto tiempo. Somos valientes, porque nos la hemos arreglado para buscar la manera de seguir llevando el sustento diario a los que amamos. Somos valientes porque, aún estando cansados seguimos haciendo lo mejor que podemos con lo que tenemos y aunque en algunos momentos hemos deseado darnos por vencidos, aquí estamos, quizás no con tantas fuerzas, pero seguimos, aunque sea de rodillas en este camino incierto. Y sin duda, estar de rodillas, para pedir a Dios su protección, es la mejor y más sabia posición, para encontrar alivio, paz y recargar las fuerzas que necesitamos todos los días para seguir siendo valientes.

Si te sientes cansado, agobiado o desesperanzado, date cuenta de una vez por todas lo valiente que eres, sigues aquí, sigues respirando, tienes una mente poderosa creada por Dios para que pienses, para que busques nuevas formas de hacer las cosas y hacerlas con muchas ganas, porque con eso es suficiente para empezar de nuevo de cero si tienes que hacerlo. Y si te queda duda de tu valentía, sólo piensa por un momento lo que se estará hablando de nosotros en algunas décadas. De esta generación valiente y decidida a la que pertenecemos, la historia dirá que fuimos seres humanos que nos adaptamos al cambio, que nos reinventamos e innovamos y que, en lugar de quedarnos atascados en los problemas, nos transformamos. Eres valiente, no lo dudes, sólo date pequeños descansos en este camino para que recargues tus fuerzas y puedas seguir adelante. No te preocupes más de lo debido, esto te debilita y te impide crear lo que tu mente que es poderosa es capaz de hacer. 

Ocúpate y sigue valiente porque, este tiempo difícil pasará, . . . ¡no será así para siempre!

Por Kenia Salas

2 comentarios sobre “¡Valientes!”

  1. Hola. Definitivamente hablas con toda propiedad, porque si he conocido a alguien valiente desde muy jovencita, esa es usted. Un gran abrazo! :-*

    1. Muchas gracias Marlene por estas palabras. Ustedes estuvieron con nosotros en una parte de esos tiempos difíciles y todo eso entre otras cosas, es lo que hoy me tiene escribiendo desde aquí para ayudar a otros que lo estén necesitando. 🙂

Deja un comentario