Motivaciones desde el cajón

Las situaciones cotidianas que la vida nos presenta nos van transformando, ya sea para bien o para mal. Aprendemos del éxito pero también de los fracasos. Cuando atravesamos momentos de dolor, cuando somos vulnerables, es cuando estamos expuestos a un mayor crecimiento personal, a subir de nivel para ser un mejor ser humano. Las crisis, la incertidumbre y las pérdidas son catalizadores que nos conducen hacia donde nosotros y nuestro carácter se lo permitamos.

La motivación de mi corazón para crear Fuera del cajón, nace desde el encierro de un cajón. En los momentos más oscuros, en los que no podía ver mucho más allá de mis propios problemas, en el encierro de la desesperanza, allí llegó un rayo de luz que me permitió entender que el mundo es mucho más grande de lo que hasta ese momento había considerado. Comprendí que los seres humanos no fuimos diseñados para vivir aislados. Una de nuestras necesidades primordiales es la de estar conectados con otros, por esto no es bueno vivir encerrado en un cajón, no nos hace bien ni a nosotros ni a los demás. Desconectados de los demás estamos privándonos de ayudar y ser ayudados.

Esa luz que comenzó a iluminar mi entorno, me permitió ver con nuevos ojos lo maravilloso que es este lugar donde vivimos, a admirar y valorar a las personas por lo que ellas llevan dentro y a poder soñar con el infinito mundo de soluciones que como individuos podemos aportar por el bienestar de los demás. Esa luz cada día se hacía más intensa e iluminaba con mayor claridad todo a mi alrededor, en especial a la gente. De repente, aprendí a contemplar, a disfrutar y asombrarme con la belleza y grandeza de todos los que me rodeaban, pero también tristemente fui consciente de que la gran mayoría de nosotros vivimos desconectados de los demás.

La motivación de mi corazón fue tan grande que me permitió de una vez por todas salirme de ese oscuro lugar y conectarme con otros, compartir mi mundo, historia y experiencias, porque no se, quizás, pueda ser de ayuda para alguien más. Mi intención con Fuera del cajón no solamente es conectarme con los demás, es compartir de la luz que me enseñó a valorar y a ver grandeza de propósito en todos los seres humanos. Creo en las personas, creo que todos somos infinitamente valiosos y que fuimos creados para vivir una vida con profundo significado a través de nuestro propósito.

Fuera del cajón es una sugerencia para volver al diseño original de cada uno, a recolectarnos con la esencia de lo que nos hace ser únicos, especiales y diferentes a los demás pero a la vez a que comprendamos que no podemos vivir aislados. Nuestras fortalezas impulsarán a los que son débiles en ellas y al mismo tiempo nuestras debilidades serán contrarrestadas por las fortalezas de otros. Somos un regalo para los demás así como los otros son un regalo para nosotros.

¡No nos perdamos esta maravillosa oportunidad de crecimiento personal, de descubrir para qué y por qué estamos aquí y de conectarnos con otros para bendecir al mundo!